Científicos británicos prueban tratamiento que conferiría inmunidad a quien se haya expuesto al coronavirus

  • El fármaco busca generar anticuerpos de manera instantánea y podría ser administrado como tratamiento para ayudar a contener brotes

INFOBAE

Fotoleyenda: Un investigador trabaja en un laboratorio de una farmacéutica. Foto: Gonzalo Fuentes / Archivo EFE.

Viernes 25 de diciembre de 2020

Científicos británicos están probando un nuevo fármaco que podría evitar que alguien que haya estado expuesto al coronavirus desarrolle COVID-19.

Según informó The Guardian, la terapia con anticuerpos conferiría inmunidad instantánea contra la enfermedad y podría administrarse como tratamiento de emergencia a los pacientes hospitalizados y a residentes de hogares de mayores con el objetivo de contener los brotes.

Según indicaron las personas a cargo de la iniciativa, las personas que viven en hogares o asilos en los que alguien contrajo COVID-19 podrían ser inyectadas con la droga para detener también el avance de la infección.

También podría administrarse a estudiantes universitarios, un demográfico donde el virus circula con facilidad.

“Si podemos demostrar que este tratamiento funciona y prevenir que las personas que están expuestas al virus desarrollen el COVID-19, sería un emocionante aporte al arsenal de armas que se están desarrollando para combatir este terrible virus“, dijo la doctora Catherine Houlihan, viróloga de University College London Hospitals NHS Trust (UCLH) y directora de un estudio sobre el medicamento.

El medicamento ha sido desarrollado por UCLH y AstraZeneca, la compañía farmacéutica que también, junto con la Universidad de Oxford, ha creado una de las vacunas contra el COVID-19 que actualmente se encuentra a la espera que la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios apruebe su uso en el Reino Unido la próxima semana.

El equipo a cargo de los estudios espera demostrar que el cóctel de anticuerpos proteja a los pacientes del COVID-19 durante un periodo de entre seis y 12 meses.

Si las autoridades sanitarias aprueban el fármaco -que podría estar disponible en marzo o abril- el mismo se le administrará a personas que hayan estado expuestas al COVID en algún punto durante los ocho días anteriores.

“La ventaja de este medicamento es que proporciona a los pacientes anticuerpos inmediatos”, dijo Houlihan.

Este mes, el hospital del University College se convirtió en el primer sitio del mundo en reclutar pacientes para el ensayo controlado aleatorio, y suministrarles el fármaco o un placebo.

“Hasta la fecha, hemos inyectado a 10 participantes (entre personal, estudiantes y otras personas) que estuvieron expuestos al virus en un hogar, en un entorno de atención médica o en las residencias de estudiantes”, dijo Houlihan. Ella y sus colegas seguirán de cerca a los participantes para ver cuál de ellos desarrolla la infección del COVID-19.

La protección inmediata que promete el medicamento podría jugar un papel vital en la reducción del impacto del virus hasta que todos estén inmunizados.

El programa de vacunación de Pfizer/BioNTech ya se encuentra en marcha en el Reino Unido y se espera que dure hasta el próximo verano.

El país fue el primero en occidente en aprobar el inmunizante, y podría en los próximos días hacer lo mismo con el de Oxford y AstraZeneca, que pretende usar para vacunar a la vasta mayoría de su población.

Paul Hunter, profesor de medicina de la Universidad de East Anglia y especializado en enfermedades infecciosas, opinó que el nuevo tratamiento podría reducir significativamente el número de muertes por COVID: “Si se está lidiando con brotes en entornos como residencias de ancianos, o si se tiene pacientes que están particularmente en riesgo de contraer COVID grave, este fármaco podría salvar muchas vidas. Siempre que se confirme en los ensayos de fase 3, podría desempeñar un papel importante para mantener con vida a las personas que de otro modo morirían. Así que debería ser algo importante “.

“En el caso de que haya un brote en un hogar de ancianos, es mejor administrar este tipo de cócteles de anticuerpos lo antes posible a todos en el lugar, incluidos ancianos, residentes y el personal. Del mismo modo, si alguien vive con un adulto mayor y hay un contagio en la familia, entonces este fármaco podría ser una forma de protegerla“, añadió.

El fármaco implica una combinación de anticuerpos de acción prolongada conocida como AZD7442, que ha sido desarrollado por AstraZeneca.

En lugar de los anticuerpos producidos por el cuerpo para ayudar a combatir una infección, el AZD7442 utiliza anticuerpos monoclonales creados en un laboratorio.