Al menos tres muertos tras una explosión en un edificio de Madrid mientras revisaban una caldera

  • El estallido se ha producido en los locales parroquiales y los pisos de residencia de los sacerdotes de la parroquia Virgen de la Paloma, según ha confirmado el Arzobispado de Madrid a ABC de España
  • Hay un desaparecido
Álvaro G. Colmenero, Aitor Santos Moya, Laura Daniele / ABC España

Fotoleyenda: La enorme explosión ha destruido varias plantas de un edificio ubicado en el número 98 de la calle de Toledo, en el distrito de Latina, junto a la parroquia Virgen de la Paloma. Foto: AFP.

Miércoles 20 de enero de 2021

Una enorme explosión ha destruido varias plantas de un edificio ubicado en el número 98 de la calle de Toledo, en el distrito de Latina, junto a la parroquia Virgen de la Paloma.

En estos momentos se han contabilizado al menos tres fallecidos –aunque podrían ser más de cuatro– y decenas de heridos, según ha informado a ABC Delegación del Gobierno. A esta hora se confirma que hay una persona desaparecida.

Concretamente, la explosión ha tenido lugar en los locales parroquiales y los pisos de residencia de los sacerdotes de la parroquia Virgen de la Paloma, según ha confirmado a ABC el Arzobispado de Madrid.

Al parecer, la explosión se ha producido cuando dos personas estaban revisando una caldera. Uno de los fallecidos, que tenía cuatro hijos pequeños, es el electricista que había ido a revisar como favor esta herramienta, según ha podido saber ABC. La segunda fallecida es una mujer de 85 años.

El estallido se ha producido en un momento en que el que no suele haber muchas personas en el edificio. En el enclave dañado se suelen reunir comunidades del Camino Neocatecumenal.

«Los bomberos están comprobando si se han producido daños estructurales. No tenemos constancia de que se hayan producido víctimas en este momento en la residencia anexa, salvo algunos rasguños producidos por la caída de cascotes. Lo que sí se confirman son al menos dos fallecidos por la explosión», ha explicado el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, que ha acudido al lugar.

En Puerta de Toledo, el fuerte estallido ha dejado paso al miedo y a la confusión. La calle, a la altura del edificio afectado, ha quedado totalmente devastada, en una imagen más propia de cualquier zona de guerra. La Policía Municipal ha establecido diversos filtros para que los servicios de emergencia puedan continuar con los trabajos. En la glorieta de Pirámides, los vehículos ya no pueden circular hacia la Puerta de Toledo, donde un siguiente control impide el paso a los ciudadanos de a pie a mitad de glorieta.

Un helicóptero de la Policía sobrevuela el enclave, al tiempo que los Bomberos inspeccionan la cuarta planta desde el exterior del inmueble. Por su parte, los sanitarios del Samur-Protección Civil siguen traslandando a diversos heridos. Decenas de vecinos, periodistas y curiosos se concentran en las inmediaciones, mientras los agentes se esfuerzan en despejar los accesos. «Escuchamos un ruido enorme», dice una joven, que abandonó rápidamente su vivienda, muy cerca del lugar de la explosión: «El edificio temblaba».

Minutos antes de las tres de la tarde se ha producido la fuerte explosión, muy próxima a la residencia de ancianos de La Paloma y al colegio a La Salle La Paloma – Fundación Lara. «Podemos confirmar que no había niños en el patio en el momento de la explosión», según ha informado el padre de una alumna que acude a ese centro.

Comercios, bares y cafeterías del barrio de La Latina están refugiando a los mayores desalojados de la residencia de mayores colindante, según los restauradores de la zona. El Café Pavón está ofreciendo información sobre los mayores allí refugiados, informa Ep.

Celia acababa de regresar del instituto cuando un «sonido muy fuerte» le sacó de su cuarto. «Mi madre vino al momento a preguntarme si estaba bien y bajamos a la calle», cuenta, aliviada por las noticias halagüeñas que acaba de recibir: «Un amigo vive justo enfrente y no sé si su casa está afectada. Pero hemos hablado con él y está bien».

Adrián, un joven de 27 años, estaba caminando por la zona cuando ha sentido que «temblaba todo, como una bomba» y «se ha caído gran parte de la fachada». Otras fuentes cuentan que la explosión se ha escuchado desde zonas lejanas como O’Donell o Ventas.

A las 15.20 horas de la tarde la Policía estaba pidiendo a los vecinos de la zona que se retirasen de las inmediaciones porque podrían producirse más explosiones. También está pidiendo que se identifique si alguna persona trabaja en esa zona, así como videos para ver como se ha producido la explosión.