«Plan» de vacunación del régimen dejó morir a otros 5 ancianos de Naguanagua

  • Ya han muerto una monja y 4 residentes en la Casa Hogar San Vicente de Paul. Hay dos más hospitalizados en el «González Plaza» y 5 religiosas recluidas en sus habitaciones
Redacción Central

Fotoleyenda: Fachada de la Casa Hogar San Vicente de Paul en Naguanagua. Foto: García y Ramírez, vía Wikimapia.

Jueves 17 de junio de 2021

El «plan de vacunación masiva» del régimen venezolano dejó morir a una monja y cuatro residentes de la «Casa Hogar San Vicente de Paul» en el municipio Naguanagua del estado Carabobo.

Un brote de Covid-19 en este ancianato ya se llevó a 5 vidas humanas, todas mayores, de la «tercera edad», y hay dos residentes más graves, recluidos en el Oncológico «González Plaza» de Bárbula.

Las muertes más recientes fueron las de la hermana Carmen Prada el 10 de junio y la de la residente Sergina Ríos Martínez este martes 15. Ambas resultaron «positivo» en pruebas PCR.

Decenas de vidas más en peligro solo en este ancianato

Además de las vidas cegadas ya por la Pandemia en esta Casa Hogar y las dos personas hospitalizadas, hay 5 religiosas con síntomas leves de estar contagiadas de coronavirus que hacen cuarentena encerradas en sus habitaciones.

Y una comisión de Insalud, que se presentó al fin tras la primera muerte, luego de repetidos alertas de que había un brote de Covid-19 en esas instalaciones humanitarias, hizo pruebas PCR a unas 15 personas que habitan allí con síntomas leves, religiosas y pacientes, y al resto los ignoraron.

Y ni rastros de plan masivo de vacunación, porque los cabecillas de las bandas que someten al país ya se vacunaron y siguen con su plan de salvarse ellos y a sus guerrilleros y a sus ex guerrilleros; pero quienes ya no están en edad de ser criminales, que se mueran.

Los gremios de la salud, también víctimas de la indolencia oficialista, sí han tratado de dar una mano, entre ellos el gremio de la Enfermería de Carabobo.

Y esto mismo pasa en todo el país

La casa Hogar San Vicente de Paul es sólo una muestra de lo que ocurre en el país, especialmente en los centros donde hay gente a cargo del «Estado» o de organizaciones humanitarias: Cárceles, calabozos, cuarteles, asilos y mucho más.

Por ejemplo, los detenidos se están muriendo en los calabozos del Cicpc en varias ciudades venezolanas, entre ellas Maturín.

En materia de salud contamos con la ayuda de Dios, pero es la única excepción: Si no hay vacunas para los ancianos ni para el personal de salud, que quedará para los demás.

Hoy jueves había una manifestación para reclamar vacunas en la Plaza El Viñedo de Valencia. Habría policías para ver a quien podían arrestar o matraquwar. Quien escuché los reclamos, no hay.

Compartir