Jack Dorsey renunció a la Dirección Ejecutiva de Twitter

  • El cofundador y CEO de la empresa que dirige esta red social llevaba 16 años vinculado a ella y la dirigía desde el 2015. Varias voces llevaban meses pidiendo dimisión debido a pérdidas económicas y a que también era el director ejecutivo de otra compañía
AP, Reuters y EFE / Vía FRANCE 24

Fotoleyenda: Jack Dorsey responde una pregunta mientras testifica en una audiencia del Comité de Inteligencia del Senado sobre operaciones de influencia extranjera en plataformas de redes sociales en el Capitolio en Washington, EE. UU., el 5 de septiembre de 2018. Foto: © Jim Bourg / Reuters.

Martes 30 de noviembre de 2021

Jack Dorsey, cofundador y director ejecutivo de la red social Twitter anunció su salida tras 16 años en la compañía.

Este empresario fue uno de los creadores de uno de los espacios de discusión pública más conocidos a nivel global y tuvo la oportunidad de dirigirlo desde el año 2015.

Según pudo anunciar él mismo en un correo electrónico a todos sus empleados, su sustituto será el actual director de tecnología de Twitter, Parag Agrawal.

Agrawal es una de las figuras más antiguas de la compañía y uno de sus pesos pesados.

Desde que asumió su anterior cargo ha sido uno de los encargados de modernizar esta red social para hacerla más competitiva frente a otras como TikTok o Instagram. De su creación son las burbujas de debate para usuarios, por ejemplo.

Precisamente esta podría ser una de las causas de la renuncia de Dorsey de su cargo.

Voces de inversores habían reprochado al hasta ahora CEO que Twitter se había quedado estancado frente a sus competidores más directos.

Esta acusación se reforzó con los meses que lleva acumulando la compañía de pérdidas, a pesar del aparente crecimiento de usuarios activos, que ya está en torno a los 211 millones.

Twitter le apunta a la modernización y a los 300 millones de usuarios

A esto hay que sumar que Dorsey también es el CEO de una empresa de procesamiento de pagos llamada Square Inc.

Varias voces lo acusaron de centrarse más en esta compañía que en Twitter, por lo que su renuncia fue bien recibida por los mercados, ya que la compañía registró subidas.

Hasta mayo de 2022 seguirá en el órgano directivo para apoyar la transición de la compañía con dos objetivos claros: el de duplicar los ingresos de Twitter para el año 2023 y aumentar los usuarios activos a más de 300 millones.

Esta red social se concibió como un método de comunicación entre amigos, pero con el tiempo se fue convirtiendo en un amplio espacio de debate, que en muchas ocasiones sirvió para fomentar y alentar el debate político.

Debido a la existencia de Twitter se entienden movimientos políticos y sociales de principios de la década de 2010, como las primaveras árabes o el 15-M en España y otras partes del mundo.

Dorsey fue CEO en un periodo entre 2006 y 2008 para luego ser apartado de su cargo debido a los numerosos proyectos que estaba llevando a cabo.

Tras un periodo de tiempo apartado de la cabeza de la compañía regresó en 2015.

Los años tumultuosos de Dorsey

Durante estos años su imagen ha sido una de las más conocidas y controvertidas de Internet.

Conocido por ser una figura muy bohemia dentro del mundo de las telecomunicaciones, Dorsey siempre apostó por llevar un estilo de vida diferente al que se presupone que lleva un director de una multinacional.

Su estilo de vida incluso le llevó a tener confrontaciones con los inversores de la compañía, ya que desaparecía durante largos periodos de tiempo para practicar su meditación e incluso llegó a plantearse el mudarse a África y dirigir Twitter desde allí.

Este último anuncio hizo saltar las alarmas de varios inversores durante los meses previos a la pandemia, que finalmente lo obligaron a permanecer en Estados Unidos mientras dirigiera la red social.

También es muy controversial su papel durante la era de Donald Trump en la Casa Blanca.

En los cuatro años que estuvo en el poder el mandatario republicano, Twitter fue su gran altavoz político.

Un altavoz que le ayudó a difundir su mensaje y que muchos critican que le sirvió para difundir noticias falsas y odio hacia determinados colectivos o rivales.

Twitter y su postura frente a Donald Trump

La compañía del pájaro azul empezó a actuar contra el expresidente casi al final de su mandato.

Durante los comicios de noviembre de 2020 comenzó a señalar que mucha de la información que escribía alegando un posible fraude electoral era falsa, e incluso borró varios tuits del republicano.

Su confrontación con Donald Trump llegó más allá tras los episodios vividos el 6 de enero de 2021 mientras se produjo el «asalto al Capitolio».

Twitter consideró que Trump había utilizado esta red social para difundir mensajes que incitaron este asalto y la compañía decidió cerrarle la cuenta de forma permanente.

Estos movimientos le han valido las críticas por parte de sectores ultraconservadores en Estados Unidos que denuncian ataques en contra del magnate y coerción de su libertad de palabra en la red social.

La compañía de San Francisco enfrentará el futuro de una forma próxima sin uno de sus fundadores con el objetivo de no perder terreno frente a redes sociales que apuestan por un formato más audiovisual que Twitter.

En cuanto a Dorsey, no se sabe exactamente cuál será su futuro una vez llegue mayo de 2022, aunque todo parece indicar que seguirá a la cabeza de su otra empresa.

Compartir