Civiles huyen de combates en el este de Ucrania

  • Han muerto hasta 200 soldados ucranianos por día durante las batallas más recientes

David Keyton y Yuras Karmanau / THE ASSOCIATED PRESS (Original en inglés)

Fotoleyenda: Un soldado ucraniano sostiene radios durante intensos combates en el frente en Severodonetsk, región de Lugansk, Ucrania, el miércoles 8 de junio de 2022. Foto: AP / Oleksandr Ratushniak.

Viernes 10 de junio de 2022

KYIV, Ucrania (AP) — La mayoría de los civiles que quedaban huyeron el viernes de los intensos combates en el este de Ucrania, cuando las fuerzas rusas y ucranianas se enfrentaron en una dura batalla de desgaste por ciudades clave en el corazón industrial del país.

Mujeres, niños y ancianos residentes partieron en un tren de evacuación especial que partió de la ciudad de Pokrovsk y se dirigió al oeste.

“Ahora vivimos en la línea del frente”, dijo Svitlana Kaplun, cuya familia huyó cuando los bombardeos llegaron a su vecindario en la ciudad de Krasnohorivka.

“Los niños están preocupados todo el tiempo, tienen miedo de dormir por la noche, así que decidimos sacarlos”.

Después de un intento fallido de invadir Kyiv, la capital de Ucrania, en los primeros días de la guerra, Rusia cambió su enfoque a una región oriental de minas de carbón y fábricas conocida como Donbás.

El área limita con Rusia y ha sido controlada en parte por separatistas respaldados por Moscú desde 2014.

Los combates allí han provocado un aumento de las bajas y renovados pedidos de Ucrania a Occidente por más armas.

Hasta 200 muertos por día en las filas ucranianas

Mykhailo Podolyak, asesor del presidente de Ucrania, le dijo a la BBC en una entrevista transmitida el jueves que la pérdida diaria de 100 a 200 soldados ucranianos es el resultado de una «total falta de paridad» entre Ucrania y Rusia.

Dijo que solo el armamento occidental más avanzado hará retroceder la ofensiva rusa y obligará a Moscú a sentarse a la mesa de negociaciones.

Más de dos meses de batallas callejeras en Donbás

La lucha en el Donbás se ha prolongado durante más de dos meses, y el trabajo duro continuó el viernes.

Un gobernador provincial dijo que las fuerzas rusas y ucranianas lucharon “por cada casa y cada calle” en Sievierodonetsk, una ciudad que recientemente ha estado bajo constante ataque.

Sievierodonetsk se encuentra en el último reducto de la provincia de Lugansk que aún no ha sido reclamado por Rusia o los separatistas respaldados por Moscú.

Las regiones de Lugansk y Donetsk juntas forman el Donbás.

El gobernador de Lugansk, Serhiy Haidai, dijo a The Associated Press que las fuerzas ucranianas retienen el control de la zona industrial en las afueras de la ciudad y algunas otras secciones en medio de los arduos combates cuadra por cuadra.

Un enviado de la República Popular de Lugansk, un territorio separatista autoproclamado, informó el viernes que algunas tropas ucranianas quedaron atrapadas dentro de una planta química en las afueras de la ciudad.

“Todas las rutas de escape han sido cortadas”, escribió en las redes sociales Rodion Miroshnik, embajador de Moscú para la república no reconocida.

“Se les dice que no se aceptarán condiciones. Solo la dejación de las armas y la rendición”, dijo.

Miroshnik se hizo eco de las afirmaciones anteriores de un funcionario de defensa ruso de que los civiles permanecían en los terrenos de la planta.

Pero no llegó a reiterar las acusaciones de que las fuerzas ucranianas les impedían irse.

Hasta el viernes por la tarde, no hubo respuesta de la parte ucraniana.

Mientras tanto, Moscú mantuvo sus ataques de artillería en la ciudad vecina de Lysychansk y los pueblos y aldeas circundantes, dijo el ejército ucraniano.

También dijo que las tropas rusas se estaban preparando para reanudar una ofensiva en la ciudad de Slavyansk en la región de Donetsk, al sur de Lugansk.

Artillería ucraniana destruyó dos bases rusas en Kherson

Un asesor del presidente de Ucrania dice que los ataques de artillería devastaron dos bases rusas en la región sur de Kherson, que ha estado bajo ocupación rusa desde principios de la guerra.

Oleksiy Arestovych, en su entrevista en línea habitual, dijo el viernes que el ataque a Stara Zburivka, un pueblo a lo largo del río Dnieper, mató a decenas, incluido un general del ejército ruso y un general del servicio de inteligencia del FSB.

Dijo que el general del FSB tenía la tarea de organizar un referéndum sobre si la región de Kherson debería unirse a Rusia. No hubo confirmación inmediata del anuncio.

Ucrania ha afirmado haber matado a una docena de generales en la guerra, pero solo se han confirmado algunas de las muertes.

Arestovych dijo que un ataque separado esta semana en una base rusa en Chkalove mató al menos a 200 soldados, incluidos árabes, presumiblemente de Siria.

Dijo que era el primer caso confirmado de árabes peleando con rusos en Ucrania.

Dijo que en ambos casos las fuerzas ucranianas utilizaron obuses de 155 mm suministrados por Occidente.

Zelenskyy busca más armas

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, dijo que la capacidad de su ejército para contener a las fuerzas rusas en Donbás depende del suministro de armas occidentales.

Las tropas ucranianas “están haciendo todo lo posible para detener la ofensiva, tanto como sea posible, siempre que haya suficientes armas pesadas, artillería moderna, todo lo que hemos pedido y seguimos pidiendo a nuestros socios”, dijo el viernes en su transmisión de video nocturna.

Dijo que Rusia quiere destruir todas las ciudades del Donbásas.

“Cada ciudad, eso no es una exageración. Como Volnovakha, como Mariúpol. Todas estas ruinas de ciudades que alguna vez fueron felices, los rastros negros de los incendios, los cráteres de las explosiones: esto es todo lo que Rusia puede dar a sus vecinos, a Europa, al mundo”.


Karmanau informó desde Lviv, Ucrania. Los periodistas de Associated Press Jill Lawless en Londres y Jamey Keaten en Ginebra contribuyeron a este despacho.

Compartir